Poemas y Relatos. Portal de Literatura.



Alfred Nobel

LA MOZA Y EL SEÑOR

Leyendas de Cantabria



Esto pasó cuando había muchas guerras entre cristianos y judíos.

En un palaciu de Barcenaciones estaban de criaos un mozu y una moza, que se jicieron novios de buena ley, como las personas honrás que tienen la conciencia sin mancha.

De antes, los mozos y las mozas tenían mejor aquel y eran más formales y más cristianos.

Los dos criaos del palaciu de Barcenaciones queríanse con mucha juerza y no podían pasar el unu sin el otru, que es como debe ser el cariñu cabal y verdaeru, pa que dure hasta que Dios nos lleve onde quiera y onde merezcamos.

La moza ayudaba al mozu en los sus trabajos, y el mozu, que veía por los ojos de la su novia, la ayudaba en las sus obligaciones, con güena cara y con güena voluntad.

Después que ahorraron algunas soldás pa comprar lo que les hacía falta, pidieron permisu al amu y se casaron pa siempre en la iglesia de Barcenamayor .

Al pocu tiempo de casase, los visitó el amu pa deciles que si querían golver de criaos al su palaciu, los daría más soldá y los miraría como si jueran de la su misma familia por lo güenos y lo trabajaores que eran.

Agradecíos y muy contentos por lo que les decía el amu, golvieron a ser criaos con güen aquel, onque la moza veía que el amu la miraba con güenos ojos y la echaba flores cuando no lo veía el su hombre.

A los pocos días de golver al palaciu los recién casaos, se armó una guerra y tuvo que ir a ella el amu de los mozos y muchos señores de tos los pueblos de esti valle, que jueron llamaos por el rey.

El recién casau jue a la guerra de criau del señor y la su mujer se quedó de encargá del palaciu, mandando a los otros criaos y las otras criás.

La guerra duró muchu tiempu, hasta que los cristianos pudieron a los enemigos, despeñándolos por los castros y ajogándolos en los pozos más hondos de los ríos.

Después que se acabó la guerra golvieron el amu y el criau a Barcenamayor, montaos en dos caballos percherones mu majos, tapaos con esas mantas adornás que se apaecen a los mantones que traen los indianos y los sevillanos pa las sus novias o pa las sus hermanas.

En el caminu se alcordaba el amu de la guapura que tenía la mujer del su criau y dábale envidia. Los malos pensamientos no le dejaron en paz en tou el caminu. Quería el indinu cortejar a la mujer del criau pa que se entendiera con él como las mujeres endemoniás y los hombres falsos y ruines.

El pecau le tentó en el pensamiento y locu de rabia arrimó el su caballu al del criau y le mató con la espada, enterrándole a la orilla del caminu en un matorral. El probe criau, que había servíu al su amu con tou el corazón y con toa la voluntá en el tiempu que duró la guerra, quedó enterrau como una vaca encarbunclá, sin compasión ni aquel de lástima.

El amu indinu siguió andando sin mirar pa tras y llegó al palaciu al anochecer.

Al pocu ratu de llegar, preguntó por la mujer del criau pa decila que lu habían matau en la guerra y que él la quería y que estaba enamorau de ella; pero los otros criaos lu dijeron que la probe moza se había muertu de tristeza por no saber na del su hombre y creer que le habían matau en la guerra.

El amu se puso desesperau y quiso matar a toos los criaos con la espada que traía. De na le había valíu matar al criau pa perder a la su mujer.

Rutando como un demongrón, se jue al su cuartu dando patás en el suelu como un caballu picao por la mosca.

Cansau y remordíu por la conciencia, se acostó y quedose dormíu como si juera un benditu de Dios. A la media noche, despertose y vio sentá a los pies de la su misma cama a la mujer del su criau, vestía con una vasca encarná y con una saya negra. Tenía la cara blanca como la nieve y unos ojos entristecíos como una corderuca.

El amu asustose como si viera al osu y la moza lu dijo, con una risuca que paecía que era un lloru:

-Le han engañau, porque yo dije a los criaos que lu dijeran que me había muertu pa dale esta sorpresa; pero no me he muertu, y como el mi hombre murió en la guerra, quiero corresponder al cariñu que usté me tien con toa el alma y con tou el corazón. Yo le quiero mesmamente que usté a mí.

El amu, que se había acostau vestíu, levantose corriendo y locu de contentu pa abrazar a la moza, pero la criá echó a correr riendo como una tonta, pa jacele creer que lu quería, y no pararon hasta el jardín, onde el amu alcanzó a la criá.
Después, agarraos del brazu, jueron por el caminu por onde había güelto de la guerra el señor del palaciu.

Hablaban como dos enamoraos y el amu la decía lo que la quería y los vestíos que iba a comprala pa pagar el cariñu que la tenía.

Asina llegaron al sitiu onde el amu mató al criau. La noche estaba mu güena, pero cuando llegaron al matorral se puso muy oscura y sonaron los truenos y después muchos relámpagos.

La moza miró con mucha rabia al amu y le dijo:

-No te engañaron los criaos, no. Yo soy el alma de la mujer del que mataste y que está enterrau en el matorral. Me he apaecíu a ti pa castigate en el mesmu sitiu en que mataste al mi hombre.

El amu echó a correr asustau por el alma de la criá y por los relampaguíos; pero sonó otro troenu más juerte y se abrió una torca en el caminu, tragando al condenau, que cuando se sepultaba en la torca vio el alma de la criá agarrá a la mano del su hombre y de una anjana milagrosa, de esas que viven en las estrellas, subiendo los dos arrimaúcos hacia el cielu, como si tuvieran las alas de los ángeles.