Poemas y Relatos. Portal de Literatura.



Alfred Nobel

 

 

EL CALVO Y LA MOSCA

 

Picaba impertinente

en la espaciosa calva de un anciano

una Mosca insolente.

Quiso matarla, levantó la mano,

tiró un cachete, pero fuese salva,

hiriendo el golpe la redonda calva.

Con risa desmedida

la Mosca prorrumpió: "Calvo maldito,

si quitarme la vida

intentaste por un leve delito,

¿A qué pena condenas a tu brazo,

bárbaro ejecutor de tal porrazo?"

"Al que obra con malicia,

le respondió el varón prudentemente,

rigorosa justicia

debe dar el castigo conveniente,

y es bien ejercitarse la clemencia

en el que peca por inadvertencia."

Sabe, Mosca villana,

que coteja el agravio recibido

la condición humana,

según la mano de donde ha venido";

Que el grado de la ofensa tanto asciende

cuanto sea más vil aquel que ofende.

Félix María Samaniego