Poemas y Relatos. Portal de Literatura.



Alfred Nobel


Como canto de ballenas
Jorge Alberto Collao


No seria extraño

Que el cielo se nos cayera a pedazos 

Mientras fumamos 

A la orden del día está

El silencio

De los inocentes

Como el arco sobre las cuerdas

Del violín 

La navaja 

Sobre la garganta.

Y caí

Por haber admirado el desafío

Había que jugársela 

Qué era el premio

Si no saber porqué 

Tanta tristeza. 

Nosotros, enumerados,

Del uno hasta la muerte 

Unos decorados a balazos 

Otros con jeringas porfiadas 

Tratando la vida 

O distrayéndola 

Qué fracaso, qué risotada. 

Una chica de mangas exageradamente largas 

Desnuda

De la cintura para abajo 

Rodeándonos un mar tan frío

Como tu último y artero beso 

¿No te admiran mis manos... 

Claveteadas? 

Y ahí estaba yo, como el capitán de un barco 

Desvencijado, bamboleándome 

Al ritmo del sexo, extasiado 

Viéndome rodeado de acorazados furiosos 

Acerados, metálicos, brillantes: 

Pero la madera flota. 

¿Qué guerrero monta el ave 

Con piel de mujer?

El aire canta bajo sus alas. 

El oleaje embravecido casi

Salpica la ira que relumbra

En su armadura. Los cielos le sostienen 

Por milagro. En algún otro lugar 

Quien aún no nace, recita 

Estas memorias. 

Oyash niskah

Eliem bikur aharied

No' tah

Ukhim bieral noskah. 

(El que viene no estará 

sino en la memoria  de la muerte). 

Como un eco

De canto de ballenas

Los misterios insondables

Nos guiñan el átomo

Que alguna vez, antes del tiempo 

Anidó 

En el aliento frágil y efímero 

De nuestros corazones.

Y al final nos queda 

Una dolorosa sensación de eternidad:

Un anciano hecho de silencio 

Alimentando palomas 

En el parque del olvido. 

Que pequeño segundo más glorioso.