Poemas y Relatos. Portal de Literatura.



Alfred Nobel


JOSE VELARDE

EL CAPITAN GARCIA
(FRAGMENTOS)

Breve, esbelta como un hada,
el abundante tesoro
de sus cabellos de oro
le servía de almohada;
y el son de su andar suave,
apenas si le remeda
el blando roce de seda
del aleteo de un ave.

En su rostro nacarado
confundieron sus colores,
en competencia, las flores
del almendro y del granado,
y su seno de azahar,
a un suspiro de mi aliento,
se agitaba turbulento
como las olas del mar.

Su boca, que tanta oferta
de amor eterno me hacía,
al sonreír parecía
una granada entreabierta;
nido de besos de amor
con la esencia del clavel,
la dulzura de la miel
y el canto del ruiseñor.

Velados por las pestañas
sus grandes ojos azules,
cual los astros por los tules
de vapor de las montañas,
Lanzaban tales destellos
al abrirlos amorosa,
que a ser uno mariposa
volara a quemarse en ellos.

Y voz, sonrisa, actitud,
mirada, llanto, alegría,
todo en ella aparecía
con esmalte de virtud,
por modo tan singular,
como arena, concha, bruma,
escama, perla y espuma,
todo es iris en el mar.

Nos amamos con pasión:
ella a mí, como mujer;
yo poniendo en aquel ser,
alma, vida y corazón.
Todo me causaba enojos
en siendo extraño a mi anhelo,
y hallaba triste hasta el cielo
a no mirarlo en sus ojos.

¡Oh! ¡cuántas horas de calma
pasábamos frente a frente
con los ojos mutuamente
absorbiéndonos el alma!
Parecía tan veraz
su acento al jurar amor...
¡No arrullaría mejor
una paloma torcaz!
¡Todas ¡ay! mentidas galas,
más débiles a la prueba
que el polvo de luz que lleva
la mariposa en las alas!

 

 

Poemas y Relatos