Poemas y Relatos. Portal de Literatura.



Alfred Nobel

PÁJARO EN EL TIEMPO
ANDRÉ CRUCHAGA

 

“Encerradas en un invernadero
bajo el cristal, las flores olvidan
que la luz existe
y cómo temblaban bajo el rocío

¡Como huelen las alas del tiempo!”

Constantin Cavafis

Acaso porque soy huésped

          De lacustres imposibles,

      De vuelos insondables,

O de aventuras ciegas.

Acaso, también, porque soy testigo,

De fuegos que juegan con barajas

Para avivar la semilla de los sueños.

Este reino se viste de musgo y azogue.

Sus dientes son más oscuros

                                  Que la ceniza

Y el sino del hambre,

Más pequeños que este pequeño

             País

Encanecido por tanta audacia

                   Y equívocos.

Después de todo,

Tal vez la memoria, abierta al futuro,

Recuerde las varietés

Del camello pasando

Por el ojo de una aguja,

O el espejo ciego copiando la noche

        Y la profunda sal

De los dones del misterio.

¡Huele el tiempo a sonidos!

Residuos de esqueletos

Desagües espumosos como cárceles

Alas que golpean los poros

Vegetación que despierta

                        Con excrementos

Huellas desafiantes

Mar de hormigas

Absurdas latas de combustible

Comiéndose el cuello de los días.

IMÁGENES URGIDAS

Han pasado los años

Se siente el estiaje

De los mares sobre la espuma

De esas aguas idas

Sombras en las páginas de la piel

Imágenes urgidas

Varadas en el muelle de los labios

Sin decirse

                Sin pronunciarse

Siempre de regreso

Como pedazos de papel

                             En el invierno

De la medianoche

Pasan también los días

Abriendo viejas heridas

Y oyendo caer

El esqueleto de múltiples relojes

Gritan los fantasmas

Agarrados del sombrero

                          De las estrellas

Orina la luna de reojo

                                 Las calles

Donde habita lo póstumo

Y los domingos muerden el bolsillo

Como los ojos que cuelgan

              Del cielo

                          Como relámpagos

Pasan las horas

Con su ataúd de humo

Y jaulas con las mandíbulas

                Tiesas de los cuerpos:

Ácidas pupilas

Mejillas ya sin gritos

Vértebras soportando las agujas

               De la patria

               De la historia

Siglo de noche con jinetes

                              Agrietados

Y armaduras que sangran

En cada galope

Donde el mal incuba

             Y castra ilusiones

Bailan en la sangre los espíritus

Ahogan sus gestos

                            En los ciervos

Los ríos chorrean pájaros muertos

Días sin orgullo

Donde el luto

Siembra cometa de cauces

Y las sombras resplandecen

Como un “bosque azul”

Los minutos entretanto

Cantan a capella

El do  re  mi

                  Contra un follaje de moscas.